· 

LOS DESPIDOS EN LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

El Real Decreto Ley 9/2020 el 27 de marzo de 2020, establece que no se puede despedir a ningún trabajador mediante un despido objetivo por causa de fuerza mayor o por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción motivado por el Coronavirus durante el estado de alarma.

 

Así mismo si estas afectado por un ERTE por causas de fuerza mayor no te podrán despedir al menos en los seis meses posteriores a la terminación de este, ya que el Real Decreto 8/2020, que establece que se debe mantener el nivel de empleo durante seis meses a las empresas que se hayan acogido a un ERTE por causas de fuerza mayor.

 

Consideramos que sólo sería aplicable a los ERTES por fuerza mayor puesto que la disposición adicional de la ley habla de las medidas extraordinarias, las medidas del ERTE por fuerza mayor y las del ERTE por causas económicas las denomina medidas excepcionales , pero dicha cuestión podría ser interpretable.

 

¿Cuando seria posible el despido en estas circunstancias excepcionales que estamos viviendo?  Sería posible el despido o la extinción de la relación laboral por otras causas como por ejemplo un despido disciplinario o por causas objetivas como falta de adaptación o ineptitud sobrevenida del trabajador.

 

La consecuencia del despido seria la improcedencia o la nulidad si se encuentra en posibles causas de la misma, como por ejemplo en caso de trabajadora embaraza, en caso trabajador que haya solicitado o esté disfrutando de la reducción de jornada por guarda legal, por lactancia etc. .

 

La diferencia en que un despido sea declarado improcedente o nulo, es que en la nulidad, la empresa tiene la obligación de readmitir al trabajador en su puesto de trabajo y abonarle los salarios de tramitación, y si el despido es declarado improcedente el empresario puede elegir entre readmisión con abono de salarios de tramitación o la indemnización correspondiente.

 

Pero que ocurre con los contratos temporales ,¿puede finalizar el contrato temporal la empresa por causa del Coronavirus?

 

A partir de la entrada en vigor del RDL 9/2020 el 27 de marzo de 2020, la empresa no podrá finalizar los contratos temporales cuya causa sea la crisis sanitaria del coronavirus.

 

Esto tiene una excepción y es que, si se podrán extinguir los contratos, cuya motivación sea la propia causa del contrato. Por ejemplo, en los contratos de obra o servicio el mismo si puede extinguir por que la obra o servicio para la que fue contratado un trabajador haya terminado, o en el caso de un contrato en prácticas, podrán finalizarse cuando acabe el tiempo acordado en el contrato de trabajo.

 

Pero a lo anterior tenemos que hacer una aclaración, y es que si los contratos temporales están afectados por un ERTE, el contrato se suspende, con el derecho del trabajador a cobrar las prestaciones que le correspondan y una vez que finalice el ERTE el contrato volverá a reanudarse y tendrá una prórroga igual al tiempo que haya durado el ERTE.

 

Esto se aplica a todos los contratos temporales independientemente de su duración o causa.

 

Si se despide a un trabajador alegando que la causa o el tiempo del contrato ha terminado, dicho despido podría ser considerado improcedente con la obligación de la empresa de reincorporar al trabajador o abonar la indemnización propia del despido improcedente es decir 33 días por año de trabajo.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0