· 

DURACIÓN DE LOS CONTRATOS DE ARRENDAMIENTOS URBANOS

La ley de arrendamientos Urbanos amplia la duración de los arrendamientos urbanos, suscritos a partir del 6 de marzo de 2019, como consecuencia de la reforma operada de  dicha ley, a través del Real Decreto-Ley 7/2019 de 1 de marzo, publicada en el BOE del 5.03.2019.

 

La reforma operada establece que la duración del contrato será libremente pactada entre las partes, pero se establece un plazo de duración mínima a voluntad del arrendatario de 5 años cuando el arrendador sea persona física y 7 años si es persona jurídica.

 

Si la duración del contrato establecida en el contrato es inferior a los 5 y 7 años llegado el día del vencimiento del del mismo, este se prorroga obligatoriamente por plazos anuales hasta que se alcancen la duración mínima indicada anteriormente, es decir 5 y 7 años dependiendo del caso.

 

No obstante, el arrendatario tiene la posibilidad de no renovar el contrato y para ello tendrá que manifestar su voluntad al arrendador con treinta días de antelación como mínimo a la fecha de terminación del contrato o de cualquiera de sus prórrogas.

 

Así mismo la ley establece una prórroga más, llegada la finalización de los plazos 5 o 7 años según el caso, hasta tres años mas si el arrendador no  manifiesta con 4 meses de antelación, su voluntad de no prorrogar el contrato y 2 meses en caso del arrendatario.

 

La renta solo podrá ser incrementada conforme al IPC vigente, y en la fecha en que se cumpla cada año de vigencia del contrato.

 

Por lo que respecta a la fianza a prestar por el arrendatario la misma, será la equivalente a una mensualidad de renta en el arrendamiento de viviendas y de dos en el arrendamiento para uso distinto del de vivienda.

 

Las partes podrán pactar una garantía adicional a la fianza no pudiendo exceder dicha garantía de dos mensualidades de renta.